10 indicadores para encontrar al influencer perfecto para tu marca

25-02-2016 por IKI Media influencers

¿QUÉ ENTENDEMOS POR INFLUENCER?

Cuando hablamos de un influencer en el ámbito de la comunicación actual, nos referimos a una persona reconocida en el mundo digital, que goza de una reputación sólida e incluso cierto éxito social, lo que le aporta una alta capacidad de influencia sobre las decisiones de compra de su audiencia.

Este reconocimiento proviene del elevado conocimiento que posee sobre una disciplina o área de especialización hacia el que se orienta, donde es un generador de opinión y un imán para detectar tendencias emergentes.

Pero, al mismo tiempo, el influencer posee un gran poder de comunicación, tanto por su capacidad para generar contenidos como para distribuirlos. Se trata de un experto productor de contenido original, redaccional o audiovisual, de alta calidad y atractivo para sus seguidores y para las marcas con las que trabaja. Este contenido alimenta el medio para el que publica, bien sea un blog o algún otro tipo de publicación digital.

Por último, el influencer cuenta con una extensa audiencia fiel, que le sigue, consulta con frecuencia su site e interactúa de forma activa en cada uno de los contenidos que distribuye desde sus perfiles en redes sociales.

 

¿QUÉ NOS  APORTA VINCULARNOS CON UN INFLUENCER?

Como hemos visto, un influencer es, a un mismo tiempo, un generador de opinión y conocimiento, un productor de contenidos y un soporte esencial de alcance digital. Y en esta línea andan los beneficios que podemos esperar de nuestra colaboración.

Por una parte, aporta a nuestra comunicación una autenticidad difícil de encontrar en otras disciplinas. Nos permite conectar con nuestro target, sobre todo femenino, de forma no intrusiva. Su credibilidad construye confianza hacia las marcas que prescribe.

Sus contenidos generan una notoriedad y repercusión elevadas, ya que un influencer es un generador de noticias por sí mismo y, en el caso de los top, su sola presencia es suficiente para elevar la noticiabilidad de un evento o una campaña.

Por otra parte, trabajar con influencers nos permite construir y amplificar la huella digital de nuestra marca; su alcance le convierte en un soporte publicitario más. Y no necesariamente pequeño, ya que los hay quienes cuentan con millones de seguidores. Pero además, nos aporta una fuente de generar engagement incomparable.

Finalmente, su capacidad de prescripción nos será de ayuda para vender más. Algunos sectores, como la moda o la tecnología, lo saben muy bien ya que cuentan con numerosos casos documentados de éxitos de ventas motivados por una acertada prescripción a través de influencers.

Pero para conseguir estos objetivos, primero necesitaremos encontrar el compañero de viaje idóneo para nuestra marca, posibilidades y objetivo; una tarea más complicada de lo que puede parecernos en un primer momento.

Con estos consejos, sin duda, te resultará mucho más fácil dar en el blanco.

 

¿CÓMO ELEGIR AL INFLUENCER ADECUADO PARA UNA MARCA?

  1. ALCANCE: Uno de los primeros factores de evaluación que solemos usar para evaluar a un influencer es el tamaño de la comunidad de seguidores con que cuenta su blog y redes sociales. Para salir de dudas, pide métricas como impresiones, visitas diarias, páginas vistas o tiempo medio en la página. O apóyate en herramientas como SocialBro para evaluarlo por tus propios medios.
  2. FRECUENCIA EN SUS ACTUALIZACIONES: Otra forma de saber si estamos ante un influencer relevante es estudiar con qué frecuencia hace publicaciones. Cada uno tiene su propio ritmo, pero una frecuencia constante y estable de publicaciones implican que tendrá una audiencia más fidelizada; a mayor frecuencia, generalmente mayor comunidad. Además, es una buena señal de que estamos ante una persona metódica y comprometida con sus seguidores.
  3. ENGAGEMENT: Otro determinante que mide el valor de un influencer es el volumen de interacciones que recibe en sus publicaciones. El número de comentarios que sus seguidores dejan en su blog o la cantidad de likes o veces que sus publicaciones son compartidas determinan objetivamente su capacidad de engagement.
  4. CALIDAD VS CANTIDAD: Sin embargo, debe existir un correcto balance entre el volumen de su comunidad y la respuesta que ésta aporta a sus contenidos. Tener muchos seguidores en redes sociales no tiene porqué ser sinónimo de una figura relevante, ya que puede haberla obtenida de forma poco orgánica, como la compra de seguidores o promociones y sorteos. Para definir esto, a nivel profesional se suele utilizar un índice que pone en correlación la cantidad de seguidores de un influencer y las interacciones de sus seguidores. Este dato varía por sectores y temáticas.
  5. CONTENIDO DE CALIDAD: Probablemente, uno de los motivos que te pueden impulsar a trabajar con influencers es el de incrementar tu catálogo de piezas gráficas o audiovisuales. Sin embargo, no te sirve cualquier calidad, ya que es la reputación e imagen de tu marca. Asegúrate de que no comete errores gramaticales y, por descontado, ortográficos. La definición y calidad de sus fotos y sus vídeos es muy importante, ya que los seguidores demandan cada vez mayor calidad en los contenidos de los influencers a los que siguen. Chequea el trato a las marcas que haya realizado en acciones anteriores. El respeto con que habla de ella, cómo defiende sus virtudes, cómo la expone visualmente…¿es el trato que esperas para tu marca?
  6. COMPATIBILIDAD CON TU MARCA: Cada influencer tiene un estilo propio de comunicar y conectar con su comunidad. Si es un influencer destacado, ten por seguro que ese estilo funciona. Pero eso no significa necesariamente que tenga que encajar con el de tu marca. Comprueba que el tono y el lenguaje encaja con tus códigos de comunicación.
  7. PROFESIONALIDAD Y COMPROMISO: El mundillo de los influencers goza de cierta mala fama. La realidad es que la mayoría de ellos son en realidad grandes profesionales y están acostumbrados a trabajar codo con codo con marcas. Pero nunca está de más tener una o varias entrevistas personales antes de firmar nada. Al final, las afinidades personales que puedan existir entre esta persona y los interlocutores con los que se relacione de parte de la marca condicionarán más de lo que piensan la relación que podáis llegar a tener. Y, por descontado, no des nada por hecho y asegúrate sin lugar a dudas si trabaja o ha trabajado con alguna marca de tu competencia; exige exclusividad mientras dure la relación contractual.
  8. AFINIDAD HACIA LA MARCA: Evidentemente, no es un requisito obligatorio que el influencer conozca o consuma la marca. Pero la verdad es que todo resultará mucho más fluido y creíble si conseguimos encontrar un influencer que use y sienta apego hacia la marca, ya que su recomendación será real. Investiga entre los brand lovers de tu marca por si hubiera alguno con suficiente dimensión como para incorporarlo a tu equipo de influencers; no encontrarás un influencer mejor.
  9. CAPACIDAD DE COMUNICACIÓN: Cuando te entrevistes con el influencer escogido, presta atención a su capacidad de comunicación verbal y gestual, sobre todo si tienes previsto incluir su presencia en eventos de la marca. Desde su forma de vestir hasta su acento pasaran a ser una parte de la imagen que tu marca proyecta hacia sus consumidores. Por eso, es importante que confirmes que ambas están alineadas.
  10.  PROYECCIÓN TEMPORAL: Independientemente de la duración de la relación que tengas inicialmente estipulada para la colaboración, deja sentada las bases para una potencial extensión de la colaboración. La eficacia de la interacción con un influencer mejora sustancialmente cuanto más larga sea, ya que debes contar con un período de adaptación mutua tras el cual los resultados suelen ser mucho más productivo. Asienta tu relación en el tiempo y la franqueza y confianza mutua y tendrás un activo importante para tu marca.

Los comentarios están cerrados.