A-commerce, la nueva forma de comprar online

31-01-2018 por IKI Media

No nos hemos equivocado… Hemos sustituido la “e” por una “a” para contarte cómo es el nuevo sistema de comercio electrónico que pronto desbancará al modelo tradicional. Parece ser que el proceso al que estamos acostumbrados tiene los días contados. Con el a-commerce ya no será necesario pasear por la tienda online para ir añadiendo productos a la cesta y posteriormente realizar el pago. Todos estos pasos se reducen hasta casi llegar al punto de comprar sin habernos dado cuenta.

Aunque diciéndolo así puede generar algo de miedo, no está tan lejos de la realidad. Este nuevo comercio electrónico llega para dar respuesta a uno de los “mayores problemas” de los países desarrollados que es satisfacer de forma rauda y veloz el aquí y ahora que cada vez caracteriza más los hábitos de consumo.

¿Cómo funciona el a-commerce?

 Te ponemos en situación. Imagina que estás en casa cocinando y te das cuenta de que el aceite o la sal están a punto de terminarse. Aunque lo hayas apuntado en un papel para no olvidarte de comprarlos la próxima vez que vayas al supermercado, es probable que finalmente termines extraviando la lista y llegues a la caja sin haber pasado por el pasillo de estos dos productos.

Este tipo de situaciones tan habituales para el común de los mortales ha encontrado un archienemigo en las nuevas tecnologías y parece que estas ganarán finalmente la batalla. A través del a-commerce será posible automatizar la compra en el mismo momento en el que nos surja la necesidad, sin tan siquiera acceder a la tienda online. Además, el nuevo modelo de comercio electrónico también será capaz de predecir nuestras adquisiciones en función de nuestros hábitos de consumo.

Obviamente todo esto no será posible sin conexión WiFi y un dispositivo conectado a la red. Es el caso, por ejemplo, de Amazon, que ya ha comenzado a implantar el a-commerce a través del Dash Botton; un aparato que se puede colocar en cualquier sitio y está vinculado a una cuenta de Amazon. Programamos la máquina introduciendo un producto concreto y cada vez que el usuario tenga que comprar dicho artículo, tan sólo tendrá que pulsar el botón del dispositivo y voilà!

¿Qué beneficios aporta el a-commerce?

Como vemos, el futuro del comercio electrónico ya no sólo se limita a la entrega de productos bajo demanda, sino que a través de la automatización o programación de la compra podría hablarse de consumir sin pensar. Más allá de entrar en el debate sobre si las nuevas tecnologías nos están convirtiendo en seres más caprichosos y consumistas, es interesante destacar las ventajas que el a-commerce tiene para las marcas.

Sin duda, uno de los puntos fuertes del comercio electrónico automatizado se encuentra en la posibilidad de mejorar y personalizar la experiencia del consumidor. Gracias al a-commerce, las compañías podrán contar con una información valiosísima sobre sus clientes, como, por ejemplo, cada cuánto tiempo real necesitan un determinado producto o cuál es el que más demandan.

Aunque este sistema aún no cuenta con una amplia implantación, es de esperar que con total probabilidad ayudará a incrementar las ventas, aunque el éxito de las marcas que decidan incorporarlo pasará por conocer a la perfección a los consumidores para poder predecir lo que necesitan y ofrecérselo, incluso antes de que se hayan dado cuenta.

En definitiva, este tipo de e-commerce mucho más avanzado es el progreso lógico de lo que ya estamos experimentando hoy en día. La manera que las marcas tienen de relacionarse con los usuarios ha evolucionado desde el principio de los tiempos y continuará siendo así para facilitar al máximo el consumo.

Los comentarios están cerrados.