Así crece la Televisión Conectada en España

03-03-2020 por IKI Media

La Televisión Conectada, también conocida con el anglicismo Smart TV, es un formato que, hasta hace algunos -no tantos- años, era un completo desconocido. O, al menos, se trataba de un dispositivo poco extendido entre los hogares españoles. Como consecuencia del progreso tecnológico, era cuestión de tiempo que este formato (que une las utilidades de la televisión tradicional con las del ordenador en su ámbito original, como es la conexión a internet de forma integral y la navegación web) se acabara estableciendo como un must para los consumidores de ocio y de grandes masas de nuestro país.

Una de las ventajas de la popularización de la Televisión Conectada ha sido la comodidad de poseer un dispositivo que permite tanto disfrutar del servicio de televisión más tradicional, como los aparatos televisores de toda la vida, unido al hecho de tener acceso a internet cual ordenador. Esto ha generado un valor añadido que el público, tanto español como de gran parte del resto de países occidentales, ha acogido con enorme aceptación, emulando de alguna manera el proceso anteriormente vivido con la transformación de los antiguos teléfonos móviles en los actuales smartphones.

Unificar utilidades dentro de un mismo dispositivo implica una mayor comodidad del usuario y también optimización del ahorro unitario, ya que permite mayor flexibilidad a los consumidores a la hora de adquirir menos dispositivos. Es, por lo tanto, el contexto perfecto para que la implantación de la Televisión Conectada o Smart TV sea exitosa y prácticamente generalizada, cada vez más y más.

Cuantificando el crecimiento del uso de la Smart TV, hemos encontrado un interesante análisis en el que basar la relación expuesta: el Estudio Anual de Televisión Conectada 2019 de IAB Spain (asociación de la comunicación y la publicidad en nuestro país) ofrece datos que nos ayuda a clarificar qué está pasando con este formato, cómo está creciendo y qué comportamiento ofrecen los consumidores hacia el mismo. Esto nos servirá para analizar una importante cuestión: ¿se trata de un medio de presente y futuro de cara a ser un canal con impacto relevante de masas? ¿Qué proyección de negocio ofrece este formato en el tiempo? ¿Y en la actualidad?

Perfil de usuario tipo de la televisión conectada

Hablábamos de que ya, no solo no es raro encontrar un hogar español con Televisión Conectada a su disposición, sino que es un dispositivo en auge en cuanto a presencia en los mismos. El estudio revela que el 57,5 % del total de la población española posee una Smart TV. Un porcentaje nada despreciable que ya rebasa la mitad de los consumidores totales. De ese porcentaje, un 49% se conecta diariamente a internet desde la Smart TV, convirtiendo así a este dispositivo en el tercero en el ranking de dispositivos por el que acceder a internet, tras el smartphone y el ordenador. La Televisión Conectada se está usando en gran medida para la navegación por internet, tratándose de un nuevo dispositivo destacado en esta función. Este hecho, igual que ocurre con los contenidos Mobile Friendly adaptados para formato smartphone, es muy importante de cara a tener en cuenta el diseño de webs que se adapten también a este otro, ya que son muchos los usuarios que emplean – y que emplearán más aún (un 38% de los encuestados planea adquirir una Smart TV en este 2020)- la Televisión Conectada como medio principal para navegar por internet.

De hecho, la fusión pretendida con el diseño de este producto, se traduce en una estadística contundente en este sentido: el porcentaje global de usuarios que acceden a contenidos audiovisuales a través de internet, desde cualquier dispositivo, es del 64%, lo cual ya presupone una tendencia en cuanto a este tipo de comportamiento de consumo. Pues bien, de ese 64%, el 71% de los usuarios realiza dicho consumo de contenido audiovisual por internet desde la Televisión Conectada. Por tanto, se está cubriendo correctamente la necesidad planteada con el diseño inicial del producto, que además enmarca una tendencia muy en auge como es el consumo de contenido audiovisual por internet en lugar de desde la televisión convencional. Es, sin duda, un dispositivo “de transición” perfecto. Se puede observar también este comportamiento con otros dispositivos similares como las consolas (el 34,7% del consumo audiovisual vía internet) o dispositivos de conexión Set of Box (el 28%).

Según el estudio, el consumo audiovisual por internet está claramente sustituyendo el consumo de televisión tradicional. Su prime time se sitúa en la franja horaria que va de las 21:00 a las 23:00, y con un tiempo medio de dedicación de 134 minutos. También gana la batalla entre los devices de ocio digital que en ese mismo horario ya sustituían a la televisión convencional, siendo ahora el dispositivo más usado (58,6%) en pos del Set of Box (46,4%), Smartphone (42,8%) o portátil (37,6%).

El consumo audiovisual por internet tiene además buena percepción de la publicidad en sus contenidos, siendo aceptada por el 80% de los usuarios de plataformas gratuitas, y llegando a interactuar y prestar atención a ella un 20,5% de ellos. En plataformas de pago, el 70% de los usuarios prefiere tener contenidos con publicidad si ello implicara un abaratamiento, y el 50% de ellos acepta la publicidad sin problemas, siempre y cuando no interrumpa la emisión.

En cuanto al usuario medio, el estudio señala que el 52% se refiere a usuarios masculinos, con un segmento principal de edad delimitado entre los 25 y 54 años, lo cual nos da a entender que su penetración en el mercado ha sido bastante completa en distintos segmentos de edad diferenciados. Un formato con muchas posibilidades de presente y de futuro.

Los comentarios están cerrados.