¿Cómo influye el blockchain en la publicidad programática?

30-11-2018 por IKI Media

Blockchain es el nuevo término de moda. Quienes se dedican a ello todavía se pueden contar casi con los dedos de una mano, aunque no sucede lo mismo entre las personas que no terminan de comprender qué es exactamente y cómo funciona. Blockchain se puede traducir como cadena de bloques, aunque los expertos en la materia lo explican como un conjunto de bases de datos que están relacionadas entre sí o, lo que es lo mismo, una base de datos distribuida.

Algunas de las principales características del blockchain son la imposibilidad de modificar datos ya existentes o eliminarlos, su carácter público que permite que cualquier persona independientemente de su ubicación puede acceder a toda la red, la opción de compartir y su actualización constante donde solo es posible añadir información.

Así, estamos delante de un registro donde todos los movimientos quedan guardados, siendo posible consultar quién ha añadido los datos y cuándo. En el hipotético caso de que se produjera un ataque informático, sería necesario modificar las bases de datos en todos los lugares donde existen para garantizar su fiabilidad.

Una de las aplicaciones más conocidas se produce en el campo de las criptomonedas, como es el caso de Bitcoin por ejemplo. Sin embargo, como veremos a continuación, la publicidad digital no ha tardado en subirse a este tren para beneficiarse de todas sus ventajas.

Una publicidad más íntegra

 Según apuntan desde IAB, la tecnología blockchain puede ofrecer a la publicidad digital una mayor eficiencia, datos más seguros y, en general, una alta calidad. Este tipo de bases de datos totalmente verificables e inmutables ofrecen una confianza y transparencia total.

Tomando esto como base, uno de los mayores beneficios que reporta esta tecnología a la publicidad programática es la lucha contra el fraude, así como garantizar el brand safety. Gracias a las bases de datos, las campañas programáticas quedan registradas de forma conjunta permitiendo el acceso a la información por parte de todos los agentes implicados. Esto asegura una transparencia completa en todo el proceso, sin olvidar la importancia de la seguridad que se consigue gracias a la encriptación y distribución de datos. De esta forma, los anunciantes pueden estar seguros de que sus anuncios van a aparecer donde realmente quieren.

Otra ventaja que se desprende de todo lo anterior es la ausencia de discrepancias, ya que gracias a un registro unificado es más sencillo comprobar toda la información, así como solucionar el problema de incompatibilidad entre servidores.

Por el momento, la aplicación del blockchain en el ámbito publicitario se encuentra en una fase inicial. Está claro que, aunque no solucione todos los males del sector, ya podemos afirmar que es tremendamente útil en algunas situaciones, sobre todo para agilizar los procesos a nivel general. Tal como apuntan desde el portal Statista, las previsiones de esta tecnología son muy positivas, tanto que crecerá hasta 2,3 mil millones de dólares en el año 2021. Estaremos expectantes…

Los comentarios están cerrados.