Cómo han cambiado los hábitos de consumo durante la pandemia

25-08-2020 por IKI Media

Está por ver si, a medio plazo, la pandemia provocada por el Covid-19 se confirma como un factor determinante en el cambio en los hábitos de consumo de los consumidores. En el corto plazo, sí que se observan cambios sustanciales. Algo que deben tener muy en cuenta los profesionales del marketing a la hora de diseñar sus estrategias comerciales.

De momento, según datos de la consultora Kantar, se sabe que durante el confinamiento los hogares españoles gastaron un 26% más en productos de gran consumo, redujeron de forma drástica el gasto en ocio, la restauración y sus visitas al supermercado. Pero esto no quiere decir que redujeran su gasto en la cesta de la compra. Todo lo contrario, ya que ésta aumentó de media un 37%, si bien el consumo se trasladó, por efecto del miedo, de los establecimientos físicos al comercio electrónico.

¿Qué pautas de consumo adquiridas durante la pandemia se mantendrán en los próximos meses y cuáles desaparecen? Es la gran pregunta que se hacen los profesionales de marketing. No obstante, ya hay algunas predicciones al respecto:

  1. Reducción del tiempo de compra

El consumidor valorará especialmente las medidas la seguridad e higiene que ofrecen los establecimientos, así como la calidad del servicio. En este sentido, es previsible que se consolide el hábito de informarse mucho más antes de ir a comprar para reducir de esta manera el tiempo de estancia en la tienda. El consumo fuera del hogar también se irá recuperando poco a poco, a medida que se vaya recuperando la confianza en la pérdida de fuerza del virus.

Por otra parte, la incertidumbre económica conllevará una mayor predisposición al ahorro, por lo que se priorizará el consumo de productos básicos y se pospondrá la compra de productos y servicios de ocio. El consumidor escogerá la marca que le dé más confianza o una mejor calidad-precio. Un informe de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) detecta que el precio crece como factor decisivo: el 46,5% de los españoles le da más importancia a la hora de llenar su cesta, porcentaje que aumenta respecto al 32,2% recogido en el informe a principio del confinamiento. En este sentido, es previsible que, al igual que ocurrió en la anterior crisis, las marcas blancas y del distribuidor ganen terreno. El estudio de AECOC revela que el 41% de los consumidores tienen la intención de comprar más este tipo de marcas después de la crisis sanitaria.

  1. Se consolidará la venta online

Los expertos coinciden en que las ventas ‘online’ continuarán creciendo en los próximos meses, en especial en el sector de la alimentación y de los productos frescos. Muchos consumidores, reticentes antes de la pandemia a este tipo de compra, la han probado durante el confinamiento y han desmentido los tabúes al respecto. La reticencia de comprar productos frescos ha desaparecido ya que el cliente ha comprobado que llega en perfectas condiciones, por lo que es previsible que seguirán utilizando este canal de compra.

  1. El comercio de proximidad gana

Según AECOC, gran parte de los consumidores encuestados (un 63%) manifiestan su intención de comprar más producto de proximidad, lo que evidencia que la crisis sanitaria ha creado una la conexión entre la comunidad y el comercio local. A esto hay que unir que muchos establecimientos han aprovechado para modernizar su forma de atender al cliente con técnicas como la atención ‘online’ y telefónicos para la realización de pedidos, el reparto a domicilio y la recogida en tienda.

  1. Más productos ecológicos y saludables

Los estudios señalan que los consumidores se muestran predispuestos a continuar buscando productos sostenibles y de marcas socialmente responsables. También es destacable la tendencia a comprar productos más saludables. El estudio de AECOC especifica que el 17% de los consumidores valora en mayor medida el producto ecológico que al inicio del confinamiento.

  1. Menor uso del dinero en efectivo

La crisis sanitaria ha provocado un considerable incremento de la tarjeta en detrimento del dinero. Según un estudio de Mastercard, durante el confinamiento, los pagos ‘contactless’ se convirtieron en el método de pago preferido para el 66% de los españoles. El estudio augura que el pago sin contacto “ha llegado para quedarse” ya que el 75% de los encuestados tiene intención de continuar utilizando este método cuando pase la pandemia. Asimismo, un 22% afirma que ha dejado de usar dinero en efectivo mientras que un 40% dice haber cambiado su tarjeta por una que permita los pagos contactless.

Los comentarios están cerrados.