Cómo saber si tu estrategia SEO tiene éxito

12-09-2016 por IKI Media

Trabajar el posicionamiento orgánico o SEO de una marca es un trabajo ingrato en ocasiones; sus resultados no suelen ser visibles a corto plazo, el retorno puede resultar difícil de medir y, mientras tanto, es normal que nos surjan dudas sobre si vamos por el buen camino.

Las campañas de posicionamiento web pueden tardar semanas o incluso meses antes de ofrecer movimientos tangibles en el posicionamiento de tus keywords en motores de búsqueda. Cuando implementamos una estrategia SEO o revisamos la estructura de palabras clave, es conveniente establecer de antemano un proceso para comprobar si los esfuerzos realizados cumplen con las expectativas de los resultados positivos que nos hemos marcado y realizar un seguimiento de las mismas.

La medición de una campaña de SEO varía según el enfoque de negocio real y de los objetivos clave que se hayan definido.  No obstante, existen algunos indicadores clave de rendimiento (o Key Performance Indicators) con los que se puede parametrizar la eficacia de cualquier estrategia SEO.

.

Google Analytics tiene la clave

Un buen primer paso a la hora de definir las siguientes KPIs que nos marcarán el grado de consecución del éxito en nuestra campaña de posicionamiento SEO:

.

1) Palabras clave o Keywords

La correcta selección y utilización de palabras clave usadas para posicionar un negocio en Internet ayuda a mejorar el posicionamiento de la página web en el ranking de resultados de Google (SERP). Tanto es así que si la landing asociada a una palabra clave alcanza la primera posición de Google, podría llegar a llevarse hasta el 92% del tráfico que busca dicha palabra en Google. Esto es crucial, sobre todo si tenemos en cuenta que

El 90% de los compradores online que consultan buscadores se deciden por alguna de las 3 primeras opciones que el buscador le ofrece.

Por eso, lo primero que debemos hacer es elegir cuidadosamente las palabras clave que mejor definen los productos o servicios que ofrece nuestro negocio. Herramientas como Google Adwords y su planificador de palabras clave nos pueden ayudar, al indicarnos qué promedio de búsquedas mensuales tienen las palabras clave escogidas y su grado de competencia.

Cuando hayas integrado tus palabras clave o keywords en tu sitio web, podrás empezar a realizar comprobaciones de resultados. De este modo, podrás determinar qué keyword se posicionan por sí mismas (generalmente, las que corresponden a tu marca o negocio) y cuáles no.

Supongamos que estás realizando el seguimiento de un total de 10 palabras clave, y que dos de ellas están apareciendo en la primera página de Google mientras que las otras ocho no alcanzan la primera página. Estas ocho palabras clave necesitarán acciones de optimización adicional.

Estas acciones pueden realizarse desde estrategias de optimización On-Page (trabajando sobre la estructura y el contenido del site, como en sus meta-etiquetas) o bien Off-Page, con la creación de enlaces en sites externos (o sea, fuera de la página) que apunten hacia nuestra web (también conocidos como backlinks). Estos enlaces mejorarán el valor de nuestro site y sus keywords en Google, según su algoritmo.

Además, las herramientas como Google Adwords también nos ayudan a determinar el esfuerzo que requiere cada palabra clave en cuestión en función de su competencia y definir, por tanto, si es conveniente aplicarla y el plazo en el que podremos obtener resultados.

.

2) Tráfico

Las palabras claves de un site tienen consecuencias directas en el tráfico; inciden en la cantidad y calidad de tráfico que el site atrae. Tener palabras en primera página del ranking de Google está muy bien. Pero no sirve de nada si  los usuarios que llegan al sitio no realizan conversiones. Por lo tanto, la pregunta clave que debemos plantearnos es: 

¿cómo cuantificar la calidad del tráfico que llega a nuestra web?

Las métricas que Google Analytics nos aporta, como el porcentaje de rebote, el tiempo medio que pasa un visitante en la web o el número de páginas que visita, nos ofrecen una evaluación cualitativa de nuestro tráfico. Por ejemplo, los porcentajes de rebote por encima del 60% nos hablan de una disonancia entre lo que ofrece nuestra web y lo que esperan encontrar quienes acceden a ello. Por tanto, deberíamos mejorar nuestro posicionamiento o buscar otros medios adicionales para alcanzar a nuestro target.

.

3) Conversiones

Lógicamente, las conversiones de un website determinan el éxito de una campaña de marketing online. Pero no debemos olvidar que la conversión no es únicamente visitar una web, sino que también se realiza con otras acciones como el buzón de contacto, pedir cita, rellenar un formulario, hacer una llamada telefónica, la solicitud de presupuestos, etc.

La mayoría de sitios web analizan la medición de sus conversiones por canal de conversión y fuente de tráfico, ya sean solicitudes de newsletters, nuevos fans en medios sociales, descargas multimedia o cualquier otra acción que lleve implícito una intención de compromiso e interés por parte del visitante a la web. Todos estos tipos de conversiones nos sugieren la existencia de un posible cliente potencial (prospect), que está interesado en nuestros servicios y que podría generar una venta.

Cada fuente de conversión es diferente entre sí. Su coste de activación también es distinto. Antes de empezar la medición, necesitamos otorgar un valor a cada tipo de conversión, según la propensión a la compra que lleve implícita; no implica un mismo grado de compromiso seguir a una marca en redes sociales que rellenar un formulario de solicitud de presupuesto, por poner dos ejemplos claros.

Fórmula de conversiones ROI

Si tienes claro todo el proceso de compra y medición, puedes llegar a definir una fórmula de conversión para medir tu ROI (return of Investment).

Por ejemplo, supongamos que una campaña SEO o SEM (Google Adwords) tiene un coste de 0,20€/visita, con una tasa de conversión del 5% (de cada 100 visitas, 5 usuarios realizan conversión) y que cada conversión nos genera un beneficio de 20 €. En este caso:

ROI =  (Beneficio – Gasto / Gasto ) * 100

  • Gasto= 1.000 visitas * 0,2 € / visita = 200 
  • Beneficio= 1.000 visitas * 5% = 50 conversiones * 20 €/visita = 000 
  • ROI = (1.000 – 400 / 400 ) * 100 = 150%

O lo que es lo mismo, por cada euro invertido, obtendremos 1’5€.

Para conocer los beneficios de tu campaña SEO o SEM, es necesario hacer un cálculo del ROI lo más ajustado posible. Solamente así estarás en disposición de asegurar si tu campaña o estrategia SEO está tenido éxito o si, de lo contrario, deberías plantearte modificarla o reforzarla.

Los comentarios están cerrados.