Por qué es rentable convertir a los empleados en embajadores de marca

27-01-2020 por IKI Media

En los últimos años mucho se ha hablado sobre la transformación digital para que las empresas sean más competitivas en atención al cliente, captación de mercado o excelencia en marketing. Pero esta tendencia no sólo tiene efectos positivos hacia el exterior, sino que también los tiene hacia el interior de la organización. Qué duda cabe que la digitalización tiene un efecto sobre los trabajadores, que los vuelve más eficaces y que multiplica su implicación con la empresa.

Así lo demuestra un reciente estudio de VMware, consultora de en innovación del software empresarial, que ha investigado qué relación existe entre el éxito empresarial con la experiencia digital del empleado. La idea principal que emana del citado estudio revela que las empresas que invierten más en la experiencia laboral digital tienen, a medio plazo, muchas más probabilidades de lograr un mayor crecimiento empresarial, de tener una cultura laboral más progresista, de retener talento y de que sus empleados las consideren de los mejores lugares donde trabajar.

Grandes resultados que se consiguen con una inversión relativamente pequeña y que, dadas las mejoras de negocio que se obtienen, podría decirse que se autofinancia en el medio plazo. O, si no, fijémonos bien en los siguientes datos. Casi tres cuartas partes de los empleados (74%) de España manifiesta que la flexibilidad de las herramientas digitales necesarias para trabajar influiría en su decisión a la hora de solicitar o aceptar un puesto de trabajo en una organización, y el 73% de los encuestados afirma que la empresa en la que trabaja actualmente debería prestar más importancia a este aspecto. Es decir, las empresas que quieran contratar o retener a los mejores profesionales, deben dedicar recursos a su estrategia digital; de no hacerlo, sufrirán muy pronto la deserción de sus mejores empleados.

¿Cómo implementar la transformación digital en las empresas?

¿Y cómo se hace esto? Para implementar la transformación digital, algunas organizaciones tienen que hacer frente a la resistencia interna de algunos departamentos que tienen su foco puesto en otras prioridades. Así, para hacer frente a este problema, el estudio señala que se necesita una mayor colaboración entre los departamentos de RR.HH. y de TI con el objetivo de mejorar la experiencia digital del empleado. También haría falta educación laboral para eliminar la ambigüedad sobre quién es responsable de proporcionar a los trabajadores una experiencia digital positiva, puesto que el 58% de los empleados en España no sabe si debe reportar sobre su experiencia a RR.HH. o a TI, y el 16% cree que se trata de otra barrera más para lograr una experiencia positiva.

La idea está clara: más digitalización equivale a mayor eficacia. En este sentido, el estudio refleja que las empresas que tienen tasas de crecimiento superiores en la región de EMEA proporcionan más factores de experiencia digital a sus empleados (6, de media), entre los que se incluye el acceso a dispositivos, herramientas, aplicaciones y tecnología independientemente del lugar desde el que realicen sus funciones, en comparación con las empresas que tienen tasas de crecimiento de ingresos más bajas (3-4 de media). Por ejemplo, es menos probable que las empresas cuyo rendimiento es insuficiente o no crecen proporcionen a sus empleados la libertad de trabajar desde sus dispositivos personales (37%), permitan acceder a aplicaciones que ayuden a la productividad desde el primer día (40%) o que permitan el uso de aplicaciones en cualquier dispositivo para las funciones más importantes además del correo electrónico (55%), en comparación con aquellas que experimentan un crecimiento elevado (75%, 70% y 92% respectivamente).

Otro aspecto de gran interés analizado en el estudio se refiere al grado de implicación que tienen los empleados que tienen con las organizaciones más implicadas en su transformación digital. En España, los encuestados que dijeron que en sus empresas les daban la opción de trabajar desde fuera de la oficina con las mismas facilidades que si estuviesen en ella son empresas de las que es mucho más probable que sus empleados reconozcan estar orgullosos, en comparación con los encuestados cuyas empresas no les permiten la libertad de trabajar desde cualquier lugar (74% frente al 26%, respectivamente). También es más probable que afirmen que su empresa tiene una cultura del trabajo más progresista (72% frente a 28%), es uno de los mejores sitios para trabajar (77% contra 23%) y que ofrece un buen equilibrio entre la vida laboral y la personal (77% frente a 23%). En resumen, la percepción de trabajar en una empresa moderna y digitaliza favorece el sentimiento de pertenencia del empleado y le convierte en el mejor embajador de su marca.

Los comentarios están cerrados.