Radiografía de la Generación Z, el nuevo objetivo de las marcas

29-04-2019 por IKI Media

A estas alturas, prácticamente todo el mundo conoce qué es la Generación Z y quiénes la componen: los nacidos entre 1995 y 2010, predecesores inmediatos de los millennials. Lo que es todavía una incógnita por resolver para muchas compañías es cómo se comportan como consumidores, y cómo se les puede conquistar como marca. Es un target nuevo y bastante peculiar como vamos a ver a continuación.

Gracias a los resultados obtenidos de un análisis realizado por Salesland sobre los consumidores de la Generación Z, hemos descubierto una serie de patrones que nos pueden ayudar a entender las peculiaridades de sus patrones de consumo. Son los siguientes:

1.- Consumo online

La idea principal en torno a la que giran casi todas las demás es el enorme valor que tiene para ellos el formato online. Es literalmente un mundo paralelo para ellos, nativos de la era digital, y en el que se mueven como pez en el agua. Por este motivo, es crucial cuidar la presencia online de la marca, ya que la primera impresión que tengan de la marca o producto va a determinar su decisión de compra. En cuestión de segundos, pueden comprobar y comparar estas cualidades y opiniones con otras de la competencia. Así que la marca ganadora será aquella que les inspire más confianza y les provoque más atracción gracias a su buena presencia online. Este fenómeno, tan influido por lo visual, como es lógico, está potenciado más aún si cabe por las redes sociales (especialmente YouTube e Instagram), que deben ser nuestras grandes aliadas a la hora de seducirlos.

2.- El valor de la inmediatez y la simplicidad

En relación con esta predisposición innata a vivir y consumir en el mundo digital, la inmediatez es otro factor clave que les caracteriza como consumidores. La facilidad para comprar online, cuya principal ventaja es precisamente poder ahorrar tiempo, motiva más aun que se dé este comportamiento. Por esta razón, la información que les demos como marca debe ser sencilla y llamativa, que les convenza en muy poco tiempo. Si es posible, a un primer golpe de vista. Además, es bueno ofrecer más canales (más redes sociales o la página web) donde se amplíe información para los más indecisos o interesados. Aunque, en cualquier caso, la Generación Z busca sobre todo simplicidad y facilidad en el proceso de compra.

3.- La tangibilidad también cuenta

No obstante, y aunque sea la clave fundamental para ellos, las marcas que quieran vender a los miembros de la Generación Z no deben apostar únicamente por los canales online. La experiencia de compra offline también tiene su importancia para ellos. En este sentido, la Generación Z aprecia las bondades de la tangibilidad a la hora de probar el producto y sus cualidades y sus miembros demuestran un excesivo gusto por la calidad. Cualquier cosa no les vale. Hay que mostrar, en la medida de lo posible, que nuestra marca puede ofrecerles dicha calidad, dado su afán por destacar en sus grupos de pertenencia y presumir de ello en las redes sociales. Lo dicho, todo muy inmediato y, sobre todo, basado en lo visual.

4. Y tampoco se debe olvidar el precio

Otra característica de los miembros de la Generación Z es que miran mucho por el precio debido al limitado poder adquisitivo del que, por lo general, gozan. Los descuentos y promociones son un buen gancho para captar su atención. De hecho, el factor precio es un factor determinante a la hora de decidir si finalizan el proceso de compra o no.

Como vemos, nos encontramos ante un grupo de consumidores muy particular y con una gran capacidad para adaptarse a los cambios, del que las marcas aún tienen mucho que aprender. Seguiremos atentos a próximas investigaciones que arrojen nuevos datos sobre ellos.

Los comentarios están cerrados.