Seis nuevas funciones para mejorar el engagement en LinkedIn

02-08-2019 por IKI Media

Con 610 millones de usuarios y once millones en España, LinkedIn se ha convertido en la red social profesional por excelencia. Ofrecer o buscar trabajo, hacer networking y potenciar la marca personal son las principales utilidades para los usuarios particulares. En cuanto a las empresas, suele ser también una interesante herramienta de marketing e incluso de ventas.

Y esto es así porque, en la práctica, LinkedIn se ha convertido en la base de datos de potenciales clientes B2B más grande del mundo. Es el gran directorio profesional mundial y una red de inteligencia de negocio que une a profesionales y empresas para darse a conocer, compartir información útil, generar una red de confianza y encontrar partners con los que emprender proyectos y negocios.

La eficacia de LinkedIn se basa en la gestión acertada de dos factores claves. Por un lado, su utilidad como agenda para organizar una plataforma de contactos con la que tejer una buena red de networking. En segundo lugar, sus posibilidades para diseñar una estrategia de marketing de contenidos, que nos permita despertar el interés del mercado y conseguir que algunos clientes llamen a nuestra puerta. Los contenidos nos permiten posicionarnos como profesionales o como marcas dentro de nuestro sector para generar confianza, leads y negocio.

Desde sus inicios, LinkedIn ha basado parte de su fortaleza en la generación de contenidos de interés. Cuando fue adquirida por Microsoft en 2016, experimentó un cambio sustancial en su diseño y en la incorporación de nuevas herramientas profesionales, que va mejorando cada cierto tiempo. Ahora vuelve a dar una nueva vuelta de tuerca para mejorar las interacciones con la incorporación de seis nuevas funciones, que pasamos a desgranar a continuación:

1. Incorporar etiquetas en las fotografías

Al subir una imagen en la plataforma, ahora podemos etiquetar a nuestros contactos e incluso a otros perfiles con los cuales no estamos conectados directamente. El número de usuarios máximo a etiquetar en cada fotografía es de 30. Una precaución que debemos tomar: esta funcionalidad puede generar molestias a los perfiles con miles de contactos que se vean mencionados en un sinfín de publicaciones.

2. Gestionar las reacciones

Hasta ahora contábamos con el botón “recomendar”. No obstante, LinkedIn entiende que las conversaciones tienen diferentes matices y que con este botón no se conseguía expresar todo aquello que los usuarios sienten realmente. Por ello, y con el objetivo de incrementar el engagement entre los usuarios, ha incorporado ahora las “reacciones con emoji” que permiten matizar lo que antes se agrupaba bajo la marca de la recomendación.

Estas “emociones” son diferentes a las que encontramos en Facebook. LinkedIn ofrece, en este primer momento, el siguiente abanico de reacciones: el “like” (expresada con la imagen del pulgar hacia arriba), el “aplauso” (pensado para celebrar las buenas noticias de los contactos), el “corazón” (en los momentos en que se quiere expresar aprecio o felicidad en torno a la publicación), la “bombilla” (transmite que la idea que se ha compartido es inteligente) y la “curiosidad” (para expresar que una idea nos ha hecho reflexionar o nos ha intrigado). Con estas reacciones, las empresas pueden extraer conclusiones para sus planes de marketing.

3. Vídeos en los mensajes privados

El vídeo es uno de los formatos con mayor aceptación en todas las redes sociales, y Linkedin no iba a ser una excepción. Además de poder compartir vídeos con nuestros contactos o grupos, la plataforma permite ahora poder hacerlo a través de la mensajería privada.

4. Posibilidad de compartir documentos

No se entendía bien que en una red profesional como LinkedIn no haya tenido hasta ahora la opción de compartir documentos. Esta deficiencia ha pasado ya a la historia porque ya es posible compartir presentaciones de powerpoint o PDF, ya sea para enviar un currículum, compartir información empresarial o trabajar con nuestro equipo. Desde ahora ya podemos compartir estos documentos con una publicación en el feed, en los grupos o la página.

5. Se mejoran los botones de publicación y mensajería

El nuevo diseño hace que sea más fácil publicar un mensaje desde cualquier parte de LinkedIn. El botón de compartir se encuentra ahora en la parte inferior de tu pantalla y el botón para enviar mensajes en la parte superior derecha.

6. Un nuevo menú para hashtags y grupos

Las publicaciones de los grupos a los que pertenecemos y de los hashtags que seguimos han pasado de estar en un segundo plano a ocupar ahora una posición preferente a un solo clic. Tiene su lógica porque se considera que poseen información de interés que incrementa la permanencia en la red.

Basta con hacer clic en la foto de perfil para ver el listado de recomendaciones en la aplicación móvil. En la versión de escritorio contamos con un feed bien notorio a la derecha de la pantalla.

Los comentarios están cerrados.