Snapchat: el increíble éxito de los minivídeos que se autodestruyen

11-02-2016 por IKI Media Snapchat

Si tienes más de 35 años, probablemente no seas usuario de Snapchat. No te sientas culpable por ello; esta aplicación arrasa básicamente entre los más jóvenes. Pero el hecho de que no la uses, no resta valor al tremendo éxito que la app está teniendo entre los millenials de todo el mundo. Y eso, pese a los problemas sobre filtraciones y privacidad recientemente aireados.

El hecho es que sus más de 100 millones de usuarios activos en el mundo son muy activos;  de hecho, el 54% de ellos la usa a diario. Prueba de ello, Snapchat cuenta con unos datos de tráfico verdaderamente mareantes: cada día comparte en el mundo la friolera de 6.000 millones de vídeos y casi 700 millones de imágenes.

Con datos así, no extraña que un tercio de los anunciantes estadounidenses se publicitaran en esta plataforma durante la pasada SuperBowl. O que los principales candidatos en las elecciones presidenciales de Estados Unidos usen Snapchat en sus campañas. O que medios tan relevantes como The Wall Street Journal tengan una presencia muy activa.

Sin embargo, parece que aún está por demostrarse el poder de prescripción comercial de esta aplicación. Según un reciente estudio de Newscred entre usuarios de Snapchat, el 87% de ellos reconoce que no compran productos que haya visto anunciarse en Snapchat.

¿Es esto culpa de errores en la planificación, de la cultura de sus usuarios o de la ineficacia publicitaria de la plataforma? Analicemos mejor cómo funciona Snapchat para entender su potencial.

Qué es Snapchat y a qué se debe su éxito

Snapchat es una aplicación donde se comparten historias en formato gráfico o de vídeo. Sus usuarios lo usan para contar escenas de su vida cotidiana desde un punto de vista personal, cercano y, a menudo, humorístico.

Una de sus peculiaridades reside en que sus contenidos tienen fecha de caducidad, o sea, se auto-destruyen. Otro hecho que la diferencia de otras redes está en que su éxito social reside en su visualización y distribución, pero no contempla – de momento – una acción de “like”, tal y como tienen integrados todos sus competidores. Además, su contenido es el óptimo, por duración y formato, para ser visto a través de un smartphone, ese apéndice tecnológico permanente que reside en nuestras manos.

Las claves del éxito de Snapchat son, precisamente, esa eventualidad, la autenticidad de sus contenidos y la ausencia de presión por recibir la bendición de los demás en formato de “me gusta” o RT. Al fin y al cabo, ¿qué son éstas, sino las señas de identidad de la generación millenial?

Qué tipo de contenidos nos podemos encontrar dentro de Snapchat:

  • – Snaps: Son fotos o vídeos breves (hasta 10 segundos) privados que se auto-destruyen al cabo de un día. Estos mensajes efímeros permiten conversaciones más íntimas y personales entre dos o varios usuarios.
  • – Historias: Son snaps públicos que no se auto-destruyen.
  • – Chat: Además, la plataforma tiene un chat de texto que permite intercambiar mensajes de modo tradicional.

Recientemente, el portal Skyword aportaba algunas claves para entender mejor el potencial que nos ofrece Snapchat:

  • Snapchat pega muy fuerte entre los más jóvenes

Mientras Facebook pierde peso – solo un 15% de adolescentes la consideran su principal plataforma, según The Wall Street Journal -, Snapchat crece con fuerza: es la app favorita para 1 de cada 5 jóvenes, mientras que 3 de cada 5 usuarios de smartphones entre 13 y 34 años la usan frecuentemente; datos que están impulsando a los principales creadores de contenidos (medios, marcas, videomakers) a mudarse a esta nueva plataforma.

  • Ni marcas ni noticias

Snapchat cuenta con una sección de contenidos patrocinados llamada Discover, donde se ofrecen noticias y posts de marcas, de momento solo estadounidenses. Sin embargo, casi nadie usa este contenido; simplemente, los usuarios de Snapchats no entienden esta plataforma como un proveedor de noticias, pese a notables excepciones, como las de Cosmopolitan – cuyo volumen de visitas compite cara a cara con el de su website – o de Buzzfeed, que ya canaliza el 21% de su tráfico desde Snapchat.

  • Editar nunca fue más fácil

Al igual que le sucede a Instagram, una de las claves de Snapchat es su capacidad editar vídeos usando filtros y recursos gráficos de todo tipo, unas funcionalidades que normalmente desbordan a los neófitos, pero que cualquier quinceañero domina perfectamente. Snapchat hace que editar vídeos resulte ridículamente sencillo, rápido y personalizable. Entonces, ¿para qué escribir un mensaje cuando puedes mostrarlo en acción? Hoy, cuando el vídeo se está convirtiendo en el formato básico de comunicación (pensemos en el boom de los youtubers, sin ir más lejos), Snapchat parece haber dado con la tecla del éxito.

  • El futuro del marketing pertenece a las apps de mensajería

Mientras las redes sociales de contenido público, como Facebook y Twitter, entran en declive, las plataformas de mensajería como Snapchat, WeChat, Facebook Messenger o WhatsApp están viviendo su particular boom, lo que empieza a interpretarse como un aviso sobre cómo podría ser la futura relación entre usuarios y marcas.

Pedir una pieza, hacer una compra, gestionar tus cuentas bancarias y hasta pagar en una tienda sin salir de tu app es ya una realidad. “Un usuario medio pasa el 84% de su tiempo de navegación móvil en solo 5 aplicaciones. Y la mayoría de ellas, son apps de mensajería”, ha declarado a USA Today Julie Ask, analista jefe de Forrester.

Como siempre sucede, cuanto mejor sea el contenido, mayor beneficio obtendrán de él las marcas. Por eso, marcas y medios de comunicación están dedicando cada vez más recursos a producir piezas de alta calidad específicas para su audiencia en Snapchat. Quién sabe, tal vez llegue pronto el día en el que podamos encontrarnos aquí a las principales marcas compitiendo entre ellas por cuál produce la mejor colección de contenido de vídeos pensado, no solo en adolescentes, sino en todos y cada uno de nosotros.

Los comentarios están cerrados.