¿Sufre la televisión el calor? ¡Analicémoslo!

03-10-2016 por Javier Muñoz

Que la audiencia de televisión cae en verano en una verdad sabida. Que existe un calentamiento global ya casi nadie lo duda. Que la televisión sigue siendo el medio de masas por excelencia, es una afirmación —de momento— que defenderé donde haga falta ¿Pero qué tienen que ver estas afirmaciones con este post? ¿Es realmente “el calor” —la temperatura— determinante en el consumo televisivo?

Os cuento una pequeña historia…

Muchas personas — entre las que me incluyo— pensábamos que el consumo de internet podía hacer “daño” al visionado de televisión. De momento y aunque seguimos con interés el crecimiento de lo digital, la televisión sigue sólida y se afianza como el medio líder mes tras mes. Más que medios antagónicos se demuestra que en muchas de sus características son totalmente complementarios.

Pero septiembre ha sido un mes malo para las audiencias televisivas.

En nuestro negocio, cada punto de audiencia tiene su precio. Si conseguimos —en un spot— menos audiencia de la prevista la cadena debe dar al anunciante más spots para cumplir con sus compromisos de audiencia. Por tanto, la televisión tiene que ofrecer más espacio para poder cumplir con los anunciantes. De facto, esta práctica hace incrementar la saturación publicitaria y  la televisión —probablemente— intentará plantear incrementos de costes del espacio que comercializa.

Ante esta situación nos preguntamos, ¿será verdad que por fin los medios digitales le estaban haciendo daño a la tele?

El equipo de econometría de IKI Media —liderado por Sandra Rodríguez y tutelado por la Dra. Montserrat Guillén de la UB— discutió sobre las variables que podrían explicar este curioso comportamiento de las audiencias. Se incluyó la  variable “consumo de internet” —por si era estadísticamente significativa—… y se comprobó que no explicaba la caída del visionado de televisión.

La temperatura

Algo — no sé qué— nos hizo pensar en la temperatura. Y sí, vimos que estadísticamente era la gran variable significativa. Que septiembre haya sido un mes más cálido de lo normal ha hecho caer la audiencia del consumo televisivo. Sobre todo, ha afectado a las cadenas generalistas y en menor medida a las temáticas.

En este análisis hemos tenido en cuenta el efecto “agosto” o vacaciones — donde baja el consumo debido al comportamiento vacacional—.

El estudio lo hemos realizado con datos de los últimos dos años (agosto 2014 a septiembre 2016) y la gran conclusión: es que cada grado (de promedio) que crece la temperatura cae el visionado de televisión tres minutos.

Los comentarios están cerrados.